Con la actividad lectiva en los centros escolares en pleno funcionamiento, los padres y madres observamos cómo nuestros peques estudian, leen, aprenden, se comunican y relacionan con sus amigos.

Normalmente va todo como la seda, pero en ocasiones vemos comportamientos que nos llaman la atención y que a causa del hábito normalizamos, que se peguen a la pantalla para ver los dibujos, se froten los ojos a menudo, o bien, que tengan dificultades para expresar con claridad lo que leen en un libro.

Los datos lo confirman, en Europa hay 15 millones de niños con disfunciones visuales severas y un 20% de prevalencia en adultos. Otro dato interesante, es que el 30% de disfunciones binoculares no estrábicas en edad escolar, pueden acabar en fracaso escolar y es que 1 de cada 5 alumnos de 15 años en España no entiende la idea esencial de un texto.

Muchas de las disfunciones visuales se mantienen asintomáticas hasta que aumenta la carga lectiva, e incluso quedan sin diagnosticar pudiendo manifestarse en la etapa adulta.

La comprensión lectora de los niños

Los problemas de visión afectan a la comprensión lectora y esto es un obstáculo para que los más pequeños consigan un rendimiento escolar óptimo. La fatiga visual o visión borrosa pueden derivar en dolores de cabeza frecuentes o dificultad de concentración en las tareas diarias.

Un nivel bajo de comprensión lectora en primaria no solamente se detecta por falta de fluidez en el momento de la lectura, sino que también porque no comprende ni recuerda la información básica de un texto, o no es capaz de relacionar los hechos ni interpretar las ideas principales. En resumen, pierde la posibilidad de formarse una opinión global y argumentarla frente a sus compañeros.

Apoyo y revisión al estudio

Estas dificultades pueden afectar a su vida de estudiante. Si no se evalúan y tratan desde un principio, puede afectar también a su vida adulta donde se requieren habilidades fundamentales como leer un mapa, una factura, un prospecto de un medicamento, etc.

El mecanismo de la vista

La vista consta de 3 partes; la parte óptica, encargada de enfocar; la parte cognitiva, centrada en la codificación y decodificación de la imagen; y la neural que se ocupa de los movimientos oculares.

La parte óptica proporciona una visión clara y definida de los objetos y su contorno. La cognitiva, permite interpretar si el palo de una letra corresponde a una d, p o b. Y la parte neural, regula los movimientos sádicos que se encargan de que los ojos pasen de un punto a otro o saltar de una palabra a otra. En niños de 7 u 8 años, la parte neural se detecta porque se pierden al leer o usan el dedo para señalar.

Revisión ocular niña

Habitualmente el 98% de los ópticos optometristas se encargan de evaluar y solucionar la parte óptica. Y el 65% de la población necesita gafas y es la parte más sencilla de tratar.

Sólo el 2% de los ópticos optometristas están especializados en la parte cognitiva y neural de la visión. Por este motivo gran parte de la población queda desatendida. Y es que de entre todos los tratamientos ópticos, solamente la terapia ocular trabaja las partes neural y cognitiva.

La solución es WIVI Vision

Tu peque puede mejorar su rendimiento visual gracias a la terapia ocular que ofrece el sistema WIVI Vision disponible en nuestra tienda Tu Visión Rosaleda. Un sistema que aplica la Inteligencia Artificial y Realidad Virtual para que se diviertan mientras mejoran su vista.

El sistema WIVI Vision está equipado con técnicas de diagnóstico y tratamiento, es la solución clínica capaz de detectar disfunciones visuales y proponer tratamientos personalizados con el objetivo de corregir y evitar futuras complicaciones.

A través de unas gafas 3D tu peque se conecta a WIVI Vision y en sesiones de en torno a 20-25 minutos, el sistema evalúa hasta 50 áreas visuales y proporciona una terapia ocular personalizada. Además, los resultados se basan en la respuesta de cada paciente y no en base a estándares habituales establecidos para todo el mundo. Y también entrena simultáneamente varias capacidades visuales, facilitando su integración y acción conjugada lo cual se traduce en una reducción de tiempo de terapia considerable.

Terapia ocular WIVI Vision

Una vez diagnosticadas las áreas que se necesitan reforzar, se propondrán sesiones semanales durante 3 meses para entrenar la parte neural y cognitiva.

La duración del tratamiento completo reduce la terapia ocular tradicional de 12 meses a tan solo 3 meses con el sistema 3D WIVI Vision. Además, a medida que se va avanzando en la terapia, el sistema va corrigiendo las disfunciones visuales como si estuvieras jugando a un videojuego.

En definitiva, la terapia ocular WIVI Vision mejora el aprendizaje y el rendimiento escolar y a largo plazo refuerza el autoestima del peque para afrontar el futuro con autonomía y seguridad.

Ventajas de WIVI Vision

Los juegos clínicos en 3D a través del sistema WIVI Vision son inmersivos, nada invasivos y mezclan una experiencia de usuario única con una medición objetiva del rendimiento visual de los niños.

El uso de la realidad virtual con el sistema WIVI Vision aporta una serie de ventajas que resumimos a continuación:

  • Mejores resultados en menos tiempo y con menos dedicación que otras terapias oculares.
  • Mide el rendimiento visual en diferentes áreas a la vez en lugar de medir parámetro a parámetro.
  • El tratamiento completo reduce la regresión de la disfunción visual en el tiempo.
  • Todos los tratamientos están personalizados para trabajar específicamente las necesidades de cada paciente.
  • El porcentaje de abandono del tratamiento es menor en comparación a las terapias oculares tradicionales.

Ahora es el momento de detectar y tratar las disfunciones visuales de tu peque. Y por ello hacemos hincapié en la importancia de revisar periódicamente la visión de los pequeños, y no tan pequeños, por lo menos una vez al año.

Y en el caso que detectemos una disfunción visual que requiera tratamiento, en Tu Visión Rosaleda contamos con la terapia ocular que nos ofrece WIVI Vision para mejorar la vida y el rendimiento escolar de vuestros hijos.